volver al menú    

LOS PRIMEROS AÑOS DE LA DICTADURA MILITAR: EL INTENTO DE ANIQUILAR LAS EXPRESIONES ARTISTICAS (Y A SUS AUTORES)

Aunque a estas alturas suene a lugar común, no podemos sino reafirmar que el golpe de estado, la instauración de una Junta Militar de Gobierno, la creación de un servicio de "Inteligencia" destinado a eliminar físicamente a los opositores y culturalmente sus postulados e ideas, constituyeron un duro y casi mortal golpe a las expresiones de las artes y de la cultura chilenas que se habían desarrollado desde los '60 al calor de un clima nacional e internacional de fuertes tensiones y creciente politización [5](¿qué expresión artística del siglo XX puede declararse equidistantemente lejana a las ideologías que contextualizan el entorno al interior del cual se desarrollan?) pero en una búsqueda experimental y creativa pocas veces vista en intensidad y cantidad de producción (ver cuadro resumen de la actividad en las artes visuales, la televisión y el cine en Chile entre 1970 y 1973).


(Foto publicada en el portal Terra,
en el sitio www.terra.cl/
especial/pinochet/historia.cfm
sin indicación de autor).
En los años posteriores al golpe de Estado tanto los militares como el sector civil que los apoyaba se esmeraron en borrar todo vestigio de lo que fue la actividad artístico y cultural del período precedente: encarcelamiento, tortura, desaparición, asesinato, exilio de artistas; destrucción de obras o prohibición de exhibición, circulación, producción de estas; cierre temporal o definitivo de espacios de exhibición y creación; intervención en las escuelas de arte universitarias, exoneración de profesores, cierre de algunas escuelas como la Escuela de Artes de La Comunicación (con incendio incluido).
En fin, el catastro de estas acciones criminales no compete a este estudio sino para dejar en claro que hacer arte en Chile a partir del 11 de septiembre de 1973 se transformó en una actividad de alto riesgo para el artista [6]... ya que los dictadores la consideraron una actividad de alto riesgo para sus intereses... y quizás si tenían razón...

[5] En la declaración de La Habana de 1971 (suscrita por la Casa de las Américas y el Instituto de Arte Latinoamericano, dependiente de la Facultad de Bellas Artes de la Universidad de Chile) se afirma: "Frente a un arte manejado por la burguesía, y dirigido por las necesidades que plantea la sociedad de consumo, nos proponemos un arte que sea expresión de las necesidades de un pueblo de definirse como cultura y que signifique un reencuentro del artista con el pueblo" y continúa "El arte y la literatura dejan de ser mercancías y se crean todas las condiciones para la expresión y experimentación estéticas, en sus más diversas manifestaciones, sobre la base del rigor ideológico y la alta calificación técnica". (número especial "ARTE Y POLITICA DESDE 1960 EN CHILE"; Revista de Crítica Cultural; número 29/30; noviembre 2004).
[6]Véase el caso del artista Guillermo Núñez, (ver documento) encarcelado y torturado en dos ocasiones. El derecho a la segunda estadía en los centros de detención de los militares se lo ganó en marzo de 1975 al montar una exposición en la que se aludía a la situación de represión y tortura vividos en el país. A fines de ese año logró salir al exilio.