volver al menú    

La TV al RESCATE DE LA CULTURA



Fue tan profundo el impacto de la represión y de la autocensura sufrida por los distintos sectores de la cultura y el arte nacional, que desde los propios sectores que apoyaban al gobierno surgieron voces que criticaban la banalidad ambiente y la ausencia absoluta de contenidos en el panorama mediático chileno.

La respuesta oficial a este desmotivante cuadro provino de la televisión. En una temeraria y paternalista medida, la Junta Militar de Gobierno (“poder” legislativo de la dictadura) decretó hacia fines de los ’70 que los canales debían crear una “franja cultural”, destinada a transmitir programación digna del rol “educativo” que se le atribuía a la TV chilena desde su creación a inicios de los ’60.

Cada noche de jueves, los canales debieron incluir, por decreto, documentales, piezas teatrales, música docta y toda clase de producciones que cumplieran con el apelativo de “cultural”. Este curioso mecanismo “culturizador” se vió reforzado por el aun más temerario experimento que realizaría TVN a inicios de los ’80: la creación de una segunda señal (canal 10) que transmitiría solamente programación cultural.

El experimento duró solo unos meses, sin embargo la “franja” de los jueves perduró casi una década, y si algo hay que reconocerle a este insólito invento de la Junta Militar, es que obligó a los canales a generar una producción propia o a abrirse a producción independiente que ofreciera lo que sus creativos no eran capaces de concebir. Programas como “Al Sur del Mundo” de Francisco Gedda y “La Tierra en que vivimos” de Sergio Nuño son, de alguna manera, tributarios de la “Franja cultural”.

Hay que mencionar también, a este respecto, el papel que jugó el Consejo Nacional de Televisión de la época, que aunque errático y en extremo conservador, financió producciones de alto nivel como “Demoliendo el muro” (transmitida por el canal de la Universidad Católica de Valparaíso el año 1985), serie documental acerca de las artes visuales en Chile, realizada por Carlos Godoy (hasta hace poco, director de programación de UCV-TV), Gaspar Galaz (escultor e investigador en arte) y Milan Ivelic (actual director del Museo Nacional de Bellas Artes). Este programa, cuyo objeto era mostrar la producción de artistas visuales chilenos, terminó explorando la obra de la mayoría de los artistas que en aquel entonces se encontraba en el exilio, ante la dificultad de encontrar en el país (salvo algunas excepciones) una producción verdaderamente relevante.